Recomendaciones para corredores

A continuación os indicamos una serie de recomendaciones básicas que os evitarán posibles lesiones a la hora de practicar este estupendo deporte.

  • Calzado óptimo: lo ideal sería que un podólogo nos realizase un análisis de la pisada y nos indique el tipo de zapatilla más adecuado en nuestro caso o incluso si necesitamos unas plantillas para prevenir/corregir algunas anomalía.
  • Cambios de forma gradual: a la hora de realizar algún cambio en nuestra rutina (ritmo, duración, zancada, zapatillas de deporte, clima, superficie, etc.) debemos hacerla de forma gradual y prestando mucha atención a la respuesta de nuestro cuerpo.
  • Calentamiento y estiramientos: antes de iniciar la actividad es recomendable realizar una serie de movilizaciones de las articulares involucradas este deporte para prepararlas de cara al esfuerzo. Serían columna lumbar, caderas, rodillas y tobillos.
  • Igual de importante es realizar una serie de estiramientos posterior al entrenamiento para aliviar tensiones en los músculos y tendones. La musculatura clave es este caso sería la de la región lumbar (cuadrado lumbar y paravertebrales lumbares), región glútea (glúteos y piramidal), cadera (psoas ilíaco), muslos (tensor de la fascia lata, isquiotibiales, cuádriceps) y piernas (gemelos, sóleo, peroneos y tibiales).
  • Descargas musculares: acudir al fisioterapeuta de vez en cuando es una buena idea desde el punto de vista preventivo y por supuesto, terapéutico. Un masaje de descarga en las piernas producirá:
  • Un descenso del tono muscular, evitando la generación de contracturas musculares.
  • Un aumento de la vasodilatación en el tejido (es decir, llega más sangre), lo que se traduce en un mayor aporte de oxígeno y nutriente así como una mayor evacuación de los desechos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *